In English
Línea Nacional para la Violencia Doméstica: 1-800-799-7233 o (TTY) 1-800-787-3224

Ayuda a Otros

ACTUALIZADA 19 de julio, 2017

Existen varias cosas que usted, como amiga/o, familiar, y/o compañero/a de trabajo de una mujer abusada, puede hacer para ofrecer ayuda y asistencia.

  • Aprenda sobre violencia doméstica – lea nuestro sitio de Internet, hable con un empleado en una organización de violencia doméstica, lea libros, o visite otros sitios de Internet para aprender más sobre violencia doméstica. Conozca que servicios están disponibles
  • Inicie una conversación con su amiga y/o compañera, (si ella quiere) en privado cuando tenga tiempo suficiente para hablar,
  • Deje a un lado todas las expectativas que tiene acerca de “rápidos remedios” para un caso de violencia doméstica. Entienda que tal vez el no hacer nada puede que sea la opción más segura para la víctima en ese momento.
  • Cambie cualquier creencia o actitud falsa que usted pueda tener con referente a mujeres abusadas. Mujeres que son abusadas no son abusadas porque hay algo malo en ellas. Al contrario, ellas son mujeres que de alguna manera están atrapadas en relaciones en donde sus parejas utilizan la violencia y el control. Cuando más capaz sea de reconocer y contribuir con la valentía, y las habilidades de toma de decisiones de una mujer abusada, mejor estará preparada/o para ayudarlas.

Que Puede Hacer

  • Créale – demuéstrele que así es. Si usted conoce a su pareja, recuerde que los abusadores actúan de manera diferente en público que en privado
  • Escuche lo que ella le está diciendo. Escúchela detenidamente y haga preguntas para asegurarse que entiende lo que está diciendo. Evite juzgarla o dar consejos. Probablemente a través de ella usted conozca lo que ella realmente necesita.
  • Contribuya con sus fortalezas. Basado en lo que ella dice y en lo que usted observa, demuéstrele las maneras en que ella ha hecho frente a sus problemas, ha resuelto problemas, y en donde ha demostrado valentía y determinación. Aun si las cosas que ella ha intentado no han sido del todo exitosas, ayúdela a que se sienta segura de los que puede hacer por ella misma.
  • Valide sus sentimientos. Es normal para una mujer tener sentimientos encontrados –amor y miedo, culpa y rabia, esperanza y tristeza. Demuéstrale que sus sentimientos son normales.
  • Evita Victima- Culpa. Dígale que el abuso no es su culpa. Dígale que el abuso es el problema y la responsabilidad de su pareja, pero no hable mal de él.
  • Tómeselo en serio. Si está preocupada acerca de su seguridad, confiésele su preocupación pero sin juzgarla. Simplemente diga “tu situación parece peligrosa y me preocupa tu seguridad”.
  • Ofrézcale su ayuda. Ofrézcale formas específicas e información de ayuda. Si ella le pida que haga algo por ella y usted está dispuesto a hacerlo, hágalo. Si usted no puede o no quiere, dígaselo y ayúdela a encontrar la forma en que ella satisfaga esa necesidad. Después, vea la manera de cómo la puede ayudar.
  • Sea un compañero/a en sus planes sobre su seguridad. La clave para un planeamiento de seguridad es ver el problema, pensar en todas las opciones posibles, evaluar los riesgos y beneficios de esas opciones, y descubrir las maneras de reducir los riegos. Proporciónele ideas, recursos e información. Usted puede leer sobre Su Seguridad en nuestro sitio de Internet.
  •  Apóyela y respete sus decisiones. Recuerde que hay riesgos en todas las decisiones que una mujer abusada hace. A menudo puede ser útil respetar sus decisiones y dejarle saber a la persona que usted estará allí si él/ella necesita apoyo, aún si usted no está de acuerdo con sus decisiones.  Ir en contra de los deseos de una víctima haciendo un reporte a la policía, por ejemplo, cuando él/ella le pide que no lo haga, o informándole a sus familiares, amistades o compañeros/as de trabajo acerca de la situación, en contra de su voluntad puede poner a la víctima en mayor riesgo de el/la abusador/a.  Además, si su ser querido pierde la confianza en usted, él/ella puede no estar dispuesto/a a ir a donde usted en el futuro cuando realmente necesite ayuda.

Un especial agradecimiento a la oficina de prevención de violencia domestica del estado de New York (NYS OPDV).

 

back to top