In English
Línea Nacional para la Violencia Doméstica: 1-800-799-7233 o (TTY) 1-800-787-3224

Su Seguridad

ACTUALIZADA 1 de abril, 2016

Consejos para Víctimas de Acecho

Imprimir esta página

Esta página contiene algunas sugerencias para mantenerse a salvo si usted es víctima de acecho o acoso.  Los/as acechadores/as pueden ser personas con las cuales usted tiene o tuvo una relación, un/a compañero/a de trabajo, un/a conocido/a o incluso un/a extraño/a.  Estas son sugerencias generales que probablemente no sean adecuadas para todos los casos.  Por favor elija aquellas que le parezcan relevantes de acuerdo a su situación en particular.  El seguir estas sugerencias no garantiza su seguridad, pero lo puede ayudar a mantenerse más seguro/a.

Estrategias generales de seguridad
Seguridad en el hogar
Seguridad en el trabajo y en la escuela
Opciones legales / documentar las actividades del acechador

Estrategias generales de seguridad:

• Evite todo contacto o comunicación con la persona que lo/a acecha o acosa pero guarde cualquier evidencia del acecho (por ejemplo, mensajes de voz, textos, correos electrónicos, etc., para los casos judiciales futuros o acciones penales).  Responder a las acciones de el/la acechador/a puede reforzar y/o alentar su comportamiento.

• Siempre lleve un celular con usted.  Tenga a la mano o memorice los números de emergencia, que le pudieran ser útiles en caso de emergencia.  Si cree estar en peligro inmediato, llame al 911.  Usted también puede ser elegible para un teléfono gratuito con minutos gratis del programa de Assurance Wireless patrocinado por Virgin Mobile (WomensLaw no está asociada a este programa).

• Confíe en sus instintos.  Si por alguna razón se siente intranquilo/a, es recomendable que busque ayuda, aun cuando no esté sucediendo algún evento peligroso en el momento.

• Tenga en mente un lugar seguro al cual acudir en caso de emergencia.  Usted puede acudir a alguna estación de policía, alguna iglesia, área pública, a la casa de un/a familiar o amigo/a que el/la acechador/a no conozca, o a algún refugio para la violencia doméstica.  Si alguien le está siguiendo, no es buena idea ir a su casa.*

• Trate de no viajar solo/a.  Si corre o camina para hacer ejercicios, puede que quiera conseguir a alguien que le acompañe.  Siempre tome rutas diferentes hacia o del trabajo o de la escuela, al supermercado y otros lugares que visite con regularidad.  Al cambiar sus rutas diarias, le hace más difícil a otra persona aprenderse su rutina.  Sin embargo, también sepa que el/la acechador/a puede poner un artefacto de monitoreo GPS en su carro o su teléfono. Una clave de que se ha instalado un GPS es si usted varía su rutina o va a lugares inesperados pero el/la acechador/a parece encontrarle.

• Esté consciente de la información de identidad que publica en el Internet a través de las redes sociales y compras en línea.  Es recomendable que seleccione las configuraciones de seguridad más altas en cualquier cuenta de red social y piense detenidamente antes de proporcionar su información personal en páginas de compra por Internet.  Para mayor información, visite nuestra página Seguridad en las Redes Sociales.

• Dé aviso a las tres agencias de buro de crédito y solicite que pongan una alerta por fraude en sus reportes de crédito: Experian (888) 397-3742, Equifax (888) 766-0008 y TransUnion (877) 322-8228.  Un/a acechador/a puede tratar de obtener su número de Seguro Social y/o el nombre de soltero/a de su madre para obtener información crediticia de usted.  El poner una alerta en su crédito puede ayudar a prevenir esto y también una posible actividad fraudulenta y/o robo de identidad.  Para obtener más información sobre las alertas de fraude, usted puede ir a ¿Qué es una alerta de fraude y debería yo obtenerla? en la página Abuso Económico de WomensLaw.org.

Información adaptada, en parte, de Safe Horizon: What should I do if I am being stalked? y, en parte, de PrivacyRights.org.

Seguridad en el hogar:

• Ponga sobre aviso acerca de su situación a sus amigos/as, vecinos/as y personal del edificio en donde usted vive.  Proporcióneles tanta información como le sea posible acerca de el/la acechador/a, incluyendo una fotografía y descripción del vehículo que maneje.  Pídales que le avisen o que llamen a la policía si ven a el/la acechador/a cerca de su casa.

• Siempre que sea posible, mantenga su dirección confidencial.  Si el/la acechador/a no conoce su dirección actual, quizás quiera registrarse para un programa de confidencialidad de la dirección, que le permite utilizar una dirección alterna para récords públicos (como el DMV, la Junta Electoral, etc.).  Cuando provea su dirección postal para cuentas, revistas y envíos, considere usar un apartado postal u otra dirección que no sea conocida por el/la acechador/a como la de un/a familiar.  No utilizar su dirección actual siempre que sea posible, puede hacerle más difícil a un/a acechador/a potencial encontrarle por Internet.  Quizás desee conseguir un apartado postal que se encuentre al menos a dos códigos postales de distancia de su casa y utilizarlo para toda correspondencia, incluyendo sus cheques.  Para saber más acerca de cómo adquirir un apartado postal privado, visite aquí (aunque está en inglés).

• Pídale a sus amigos/as y a sus vecinos/as que no den su dirección o número telefónico a nadie.  Explíqueles que tampoco deben dar información a alguien que aparente ser un/a mensajero/a o cartero/a, aun cuando diga que tiene un paquete para usted – éste/a puede ser el/la acechador/a.

• No ponga su nombre en el directorio de inquilinos/as en la entrada del edificio en donde vive.  Utilice una variación de su nombre que solo sus amigos/as y familiares reconozcan.

• Identifique rutas de escape para salir de su casa.  Planee diferentes rutas en caso de que el/la acechador/a se encuentre frente a su casa, en la parte de atrás o en el interior.

• Empaque una bolsa con artículos importantes que necesitaría si tuviera que salir de emergencia, como una reserva de dinero, tarjetas de crédito, identificación, medicamentos, papeles importantes, llaves y otros artículos importantes.  Coloque la bolsa en algún lugar seguro, o pida a un/a amigo/a o familiar de confianza que se la guarde.  También, considere guardar una segunda bolsa que incluya un registro del acecho, una cámara, información acerca de el/la ofensor/a, etc., que usted pueda tomar con facilidad si es que debe salir de emergencia.

• Instale en su casa o departamento una puerta sólida con cerradura de seguridad.  Las puertas sólidas son más resistentes que las puertas huecas.  Es recomendable que, si no cuenta con todas sus copias de llave, cambie la cerradura y guarde en lugar seguro los copias extra, en caso de que el/la acechador/a haya tenido la oportunidad de obtener una copia.  Si está siendo acechado/a por una persona que vive con usted, consulte con un/a abogado/a antes de cambiar las cerraduras.  Arregle cualquier ventana o puerta y considere implementar un sistema de alarma antirrobo que alerte a la policía si el sistema es activado.  Nota: Si usted renta su casa o departamento, es probable que necesite preguntar a su casero/a antes de cambiar las cerraduras, poner un sistema de alarma, etc.

• Obtenga un nuevo número que no se encuentre publicado y/o bloquee su número telefónico.  Si está recibiendo llamadas no deseadas, es recomendable que cambie su número telefónico y que éste no aparezca en los directorios.  Para seguridad adicional, puede que quiera solicitarle a su compañía telefónica que bloquee su número para que no aparezca en los identificadores de llamadas (a este servicio se le conoce en algunos estados como "bloqueo total" o "por línea”).  Tenga presente que el bloqueo no siempre es 100% efectivo y las fallas en los programas pueden hacer que se revelen los números bloqueados.

Información adaptada, en parte, de PrivacyRights.org.

Seguridad en el trabajo y en la escuela:

• Déjeles saber suficiente sobre su situación a sus compañeros/as de trabajo, de escuela y al personal de seguridad del lugar, para que ellos/as puedan ayudar a mantener su información privada y mantenerle seguro/a.  Proporcióneles tanta información como se sienta cómodo/a compartiendo acerca de el/la acechador/a, incluyendo una fotografía y descripción del vehículo que maneje.  Pídales que le avisen a usted o llamen a la policía si ven a el/la acechador/a.  Si está preocupado/a de que alertar a sus compañeros/as de trabajo sobre el acecho puede ponerle en riesgo de ser despedido/a o puede afectar cómo su supervisor/a le trata, quizás quiera primero hablar con un/a abogado/a para ver si su estado tiene leyes que protegen a las víctimas de violencia doméstica/acecho de discriminación en el empleo.  Vaya a la página de Encontrado a un Abogado para referidos legales.

• Pida a sus compañeros/as de trabajo y de escuela que no proporcionen a nadie información suya.  Pida a el/la directora/a de la escuela o al personal administrativo en su trabajo que pongan un aviso en su expediente para que su situación quede clara para cualquier personal de nuevo ingreso que tenga acceso a su expediente personal.

• Si tiene carro, estaciónese siempre en un área debidamente alumbrada.  Pida a el/la guardia de seguridad de la escuela o trabajo que lo/a acompañe a su carro o, si utiliza transportación pública en una localidad cercana, quizás el/la guardia pueda acompañarle a la estación más cercana de la guagua o el tren.  

Opciones legales / documentar las actividades del acechador:

• Para muchas personas, reportar todos los incidentes y amenazas a la policía de manera inmediata, es una parte importante de mantenerse seguro/a.  (Sin embargo, para algunas personas, como inmigrantes sin documentación que viven en un país donde la policía puede reportarlos a Inmigración, esta puede no ser una alternativa segura).  Cuando presente una denuncia, anote el nombre de el/la oficial que se encuentra a cargo del caso y el número de referencia del crimen, si aplica.  También puede solicitar una copia de la denuncia.

• Cree una bitácora de acecho, registrando el día y la hora de cada incidente conforme vayan sucediendo, así como lo que el/la acechador/a haya hecho o dicho, si usted llevó a cabo alguna acción y si alguien se encontraba presente.  Pídale a los/as testigos que escriban lo que hayan visto y pida la información de contacto de el/la testigo (nombre y número de teléfono), en caso de necesitar que la policía o el/la fiscal se comuniquen con él/ella.  El Centro de Recursos sobre el Acoso (Stalking Resource Center) tiene un ejemplo de una bitácora de acecho que puede imprimir (aunque está en inglés).

• Guarde evidencia del acecho / acoso.  Guarde todos los mensajes del buzón telefónico, de texto o correos electrónicos que el/la acechador/a le haya enviado.  Usted puede obtener copias de los mensajes de texto enviándolos a una dirección de correo electrónico e imprimiéndolos o puede sacar fotos “screen shots” de esos mensajes de textos o correos electrónicos en la pantalla del teléfono celular.  Si no puede sacar fotos de la pantalla en su teléfono, o si no tiene un “teléfono inteligente”, otra opción puede ser sacar una foto normal o video de la pantalla del celular con el mensaje visible. Si no tiene cámara, quizás pueda llevar el teléfono a la policía y pedirles a ellos/as que saquen fotos de los mensajes de texto o documentarlos en otra forma.  Algunas personas pueden querer tratar de mostrar los mensajes a el/la juez/a en el propio teléfono, pero esto puede significar que el/la juez/a quiera quedarse con el teléfono como evidencia y se mantiene en la corte durante el procedimiento judicial, lo que significa que usted no tendría el uso de su teléfono.

• Considere solicitar una orden de protección en contra de el/la acechador/a.  La mayoría de los estados le permiten solicitar una orden de protección basada en acecho si el/la acechador/a es su pareja íntima.  Algunos estados le permiten solicitar una orden de protección basada en acecho, aun si el/la acechador/a no es o no ha sido su pareja íntima.  Visite nuestra página Órdenes de Restricción e ingrese su estado en el menú desplegable para saber si su estado ofrece órdenes de protección contra el acecho.  Si le otorgan una orden de protección, lleve siempre con usted una copia de ésta.  Sin embargo, recuerde que aún las órdenes de restricción no siempre evitan que el acecho se convierta en violencia. Continúe planeando su seguridad de otras formas también.  Un programa estatal o local puede tener intercesores/as que pueden pensar sobre la planificación de seguridad con usted.

Un agradecimiento especial a Privacyrights.org, de la que nos hemos adaptado gran parte de esta información.

back to top